The things are changing

Publicado: diciembre 9, 2010 en Uncategorized

Me siento bien. Quiero decir que estoy a gusto en esta ciudad. Empiezo a sentir que tengo un lugar aquí y una familia.

Llevo unos días pensando en que cuando regrese a casa (a Catalunya) echaré muchísimo de menos lo que ahora tengo. Me cuesta pensar en que quizá nunca volveré a ver toda la gente que ahora es mi familia.

Pienso en ello y ya los echo de menos. Cuantas personas distintas se cruzan en nuestras vidas, y nos marcan, para bien o para mal. Hace dos meses que llegué aquí. Miro atrás y pienso (y siento) que las cosas han cambiado cantidad. El primer día que entré en casa (mi casa) dije que cuando volviese a Catalunya no me verían nunca más el pelo en London. Ahora espero que no sea así. Espero volver aquí, ver de nuevo a toda la gente de Nando’s, de Godolphin Road 30 y de mi escuela de inglés.

La ciudad sigue sin enamorarme, pero cuando pienso en mi nueva vida, las cosas que hago, la gente que me cruzo y mi rutina, Londres me parece mágica. Y eso que lo que hago aquí no es para tirar cohetes: por la mañana hago todo y nada, por la tarde escuela y trabajo. Nothing special. Pero me gusta.

El lunes pasado tuvimos una macro fiesta en Nando’s. Todos los Nando’s de London cerraron a las 8 de la tarde y los trabajadores nos encontramos en una discoteca en el sur de Londres. Teníamos la entrada y 5 consumiciones gratis. Estuvo muy bien, lo pasé en grande con mis compañeros. Además, la fiesta estaba ambientada en los 80s, así que vi disfraces de lo más cool.

Mi inglés ha mejorado un poco ya. Esto también me anima y hace que crezcan las ganas de aprender más rápido. Cuando tenga fotos de la fiesta, os las enseño.

Un abrazo a todos y a ¡cuidarse!

p.d: Por cierto, hace dos semanas nevó pero a los días la nieve desapareció. Ahora hace muuuucho frío, pero no nieva ni llueve, de hecho hoy ha salido el sol por la mañana. Yo me compré unas super botas de lluvia, como las de las famosas, pero aun no las he podido estrenar… jeje

 

Estos días suena: http://www.youtube.com/watch?v=kPBzTxZQG5Q

Anuncios

Chicken por doquier

Publicado: noviembre 28, 2010 en Uncategorized

La última vez que os dije que tenía trabajo resultó ser que no. Pero ahora lo puedo decir bien claro: tengo trabajo. Llevo dos semanas entre pollo, mayonesa, salsas picantes, delantales, clientes, compañeros de trabajo y menús. ¡Arriba Nando’s restaurant! Creo que lo del trabajo va en serio esta vez, aunque aún no he recibido mi paga (se supone que me pagaran el jueves) así que… esperemos a ver.

No sé cuantas semanas llevo sin actualizar el blog, pero he tenido motivos de peso. Adri estuvo aquí durante una semana y, obviamente, no me conecté a Internet ni un día. Hicimos bastante turismo: London Bridge, Regent’s park, Portobello market, Camden Town, Brick Lane & Spitafields market, China Town, etc. También comimos un english breakfast (alubias, bacon, huevo frito, tostadas, salsichas y te con leche).  El 16 fue el cumple de Adri y lo celebramos con una buena tarta, y por la noche fuimos a Marble Arch a fumar xixa libanesa. La verdad es que fueron unos bonitos días, completos y divertidos. Además, esa misma semana empecé a trabajar, por lo que fue una semana llena de buenas noticias.

Con la escuela de inglés también fuimos a ver el museo de Sherclock Holmes a Baker Street, y después fuimos todos a un pub muy agradable, donde probé la cerveza de fresa ¡Mmmmm….!.

Otro motivo por el que no he aparecido por el blog es el trabajo. Las mañanas duermo y descanso, como, y a las 3 me voy a inglés. Salgo de inglés un poco antes para poder llegar a tiempo al Nando’s, donde suelo trabajar hasta cerrar, o sea, la 1 de la noche. Tengo uno o dos días off, depende de la semana. Cobro poco, muy poco, lo justo para pagarme el alquiler de piso y la comida. Lo bueno es que los managers, el jefe y los compañeros de trabajo son súper majos. Me dan cena y me cuidan mucho (tranqui mama). Además, volviendo de trabajar a la 1 de la madrugada tengo la ocasión de ver al Zorro (pues sólo sale de noche). ¡Lo he visto ya dos veces y es increíble!

De hecho, algunos domingos nos encontramos todos en el restaurante, por la mañana, para hacer staff meetings. En ellos tratamos temas del restaurante, hablamos de cómo mejorar el trabajo, de nuevas propuestas, etc. Mola porqué nos reímos y hacemos piña. Un día os enseñaré una foto de cómo voy vestida, es para enamorar a cualquiera.  El miércoles pasado hicimos una Nando’s party: después de cerrar el restaurante, nos encontramos todos allí, y junto con un DJ, patatas, cervezas y zumos, pasamos la noche (cuando tenga fotos os las enseño). Yo me tuve que ir pronto porqué al día siguiente tenía que ir hasta Camden para la entrevista del National Insurance Number (algo así como la seguridad social inglesa).

Otra cosa que he hecho estos días es abrirme una cuenta bancaria, pues los de Nando’s me pagan por banco, así que la necesitaba. Fue un poco cómico, porque si ya me cuesta entender el inglés de normal, imaginaros en temas tan técnicos y específicos como pueden ser los de un banco. Pero bueno, entre Martina y yo lo solucionamos, jeje.

Estos días también he hecho una pareja lingüística: mi profe de inglés está estudiando castellano porque se quiere ir a Granada o Salamanca a hacer lo mismo que yo hago aquí: currar y aprender el idioma. Así que durante una hora hablamos inglés, y otro día hablamos una hora de castellano. ¡Está muy bien! Además, el jueves pasado tuve examen de inglés (¡aprobado!) y quedé con la profe una hora antes para repasar una cosa que no pude hacer en clase porque tuve que ir a trabajar ese día. Claire, mi profe, es muy maja y me ayuda mucho a poder combinar la escuela y el trabajo.

Por lo que a fiestas se refiere… hemos hecho algunas estos días.  El martes tuvimos fiesta inventada en casa. No celebrábamos nada. Sólo teníamos ganas de fiesta, y cumplimos nuestros deseos. Antes de cenar fuimos a un pub a tomar unas cervezas y volvimos a casa. En la cocina, no sabemos por qué, pero todo cambió. Pusimos música alta y a bailar. Convertimos la mesa en la zona de baile y el vino en nuestro compañero de viaje. Estuvo muy bien. Además, el día anterior fuimos a tomar una copa a Notting Hill pero de vuelta a casa nos encontramos un sofá en la calle y decidimos meterlo en la cocina. Fue imposible, no pasaba por la puerta, así que ahora está en el patio de la entrada, esperando a que alguien lo meta en casa o a que los basureros lo pasen a mejor vida. El 26 fue el cumple de Marta y lo celebramos por todo lo alto: pizza, vino, pastel y regalos. Después fuimos a una disco indie-pop de Notting Hill a tomar unos mojitos y a bailotear un rato.

Estos días todo el mundo dice que va a nevar, pero de momento nada de nada. Hace un frío gélido a matar (yo ya tengo un constipado que aburre) y no llueve. Hoy ha salido el sol (ya no recordaba que era tan bonito) así que la nieve… parece que tendrá que esperar.

Bueno, espero escribir más a menudo porqué si no después hago escritos como el de hoy, que no creo que nadie se los lea enteros de lo largos que son 😛

Un abrazo,

Y por cierto, seguimos con una hora menos por lo que el Barça-Madrid se jugará mañana a las 20:00 en Londres (y creo que tengo off, así que podré verlo!).

p.d: catalanes, id a votar!

Días acumulados

Publicado: noviembre 10, 2010 en Uncategorized

Bueno, ya sería hora que escribiese algo, ¿no? Han pasado algunos días desde la última vez que actualicé el blog, así que tengo bastante que contaros.

Intentaré hacerlo por orden. Empecemos por el sábado. Teniendo en cuenta que fue un día tranquilito, no será muy complicado recordar qué hice. Por la mañana estuve haciendo skypes con diferentes personas y por la tarde más de lo mismo. Como se nota que los fines de semana la gente se conecta más… Por la tarde también hicimos sesión de depilar con Marta en casa, pues hemos descubierto que depilarse en Londres es tan caro como comprarse ropa de marca.  Por la noche fuimos al Goldhawk pub a tomar algo. Martina trabajaba allí, así que fuimos Allegra, Micaela, Marta y yo. Tomamos unas copas, unos chupitos y a las 12 fuimos a casa porqué cerraron el pub. Estuvimos charlando en la cocina y mirando fotos, hasta que llegó Martina que fuimos a dormir todas.

El domingo teníamos planeado levantarnos pronto, pero nos dormimos. Así que cambiamos un poco los planes i por la mañana nos convertimos en amas de casa, e hicimos dos coladas y fuimos a la lavandería a secar las sábanas y toallas. Después de comer fuimos a Camden en bus (35 minutos) y aunque salimos de casa a las 4 se nos hizo de noche durante el trayecto. Estuvimos por Camden hasta las 8 o así, compramos algunos collares y nos comimos unos riquísimos gofres. Por la noche, nada de especial.

El lunes por la mañana me lo pasé tirando CV y aunque en todos los sitios me dijeron que no necesitaban a nadie, en uno de ellos, en Nando’s restaurant, me dijeron que al día siguiente fuese para hacer una prueba ¡Bien! “Qué suerte he tenido”, pensé.  La tarde pasó sin más, yendo a inglés y charlando con los de la casa.

Ayer martes al mediodía, antes de ir a inglés, yo estaba en la cocina haciéndome la comida. Chicho puso a calentar el horno, pero debía de haber algo quemado dentro y empezó a salir humo tanto, que sonó la alarma anti incendios. Por suerte Chicho tocó un par de botones y la pudo apagar. Allegra salió corriendo de su habitación con el pelo mojado, seguro que se estaba duchando. Todo muy cómico la verdad. Ayer hice el trainee del trabajo de 6 a 9, en Nando’s. El manager es sudamericano por lo que me lo explicó todo en inglés y en castellano por si me quedaba alguna duda. El trabajo es sencillo (de momento) sólo debo atender a la gente cuando llega, sentarlos en una mes y cuando se van, recoger los platos y limpiar la mesa. Empezaría por eso, lo más fácil. La mierda es que trabajaría de noches y, siempre, los fines de semana.  El manager me dijo que mañana (o sea, hoy) me llamarían para decirme si me cogen o no. Así que, a esperar. Por la noche estuve en la cocina con Martina, tomando un vaso de vino (la vida italiana, ya veis) y charlando acerca del trabajo y otras mil cosas. Me perdí la encendida de luces de navidad en Regent’s Street porqué tenía que hacer el trainee, así que no os puedo contar si fue mejor que el día de Oxford Street pero he hablado con una chica que fue allí y me dijo que estuvo muy bien: conciertos, espectáculos y mucha gente.

Esta mañana me ha pasado algo con lo que no contaba. Me han llamado de Holland & Barrett, una tienda de comida natural donde venden minerales, comida, frutos secos, etc. Me han llamado para hacer una entrevista mañana por la mañana y les he dicho que no podía porqué estaba pendiente de otro trabajo. Pero luego les he vuelto a llamar para que me dieran información sobre el trabajo y todo eso. Me han dicho que los fines de semana la tienda está cerrada (porqué está en la City, el centro de negocios de Londres) y las noches también porqué claro, es una tienda y cierran sobre las 8 o así. He vuelto a llamar para hablar con la manager y decirle que iba a ir a la entrevista (así podré comparar los dos trabajos) pero ahora no me responde, gggrrrr. Lo seguiré intentando, a ver si puedo ir a la entrevista.

Así que ya veis, sigo igual. No tengo nada claro ni seguro. Espero que a final de esta semana ya sepa algo sobre como irá mi vida aquí. Por cierto, mañana llega Adri. ¡Qué bien!

Por lo que al tiempo se refiere Londres ya se ha vestido de gris. El sol sale muy poco y su lugar lo han ocupado la lluvia y el viento.  El frío también ha empezado a aparecer y de momento no ha dado tregua. Ya no se puede salir a la calle sin chaqueta.

En cuanto sepa algo, os pongo al día con una hora de retraso.

un abrazo

Noche de chicas Godolphin

Publicado: noviembre 6, 2010 en Uncategorized

El día de ayer fue bastante completo, la verdad. Por la mañana estuvimos paseando con Marta por Notting Hill y por la tarde fui a inglés. Marta tuvo que comer rápido para ir a trabajar y yo me quedé en casa charlando con Giorgio. Estuvimos charlando acerca de la vida en España y de London y sus costumbres. También nos invitó a ir a una fiesta de una amiga suya, una House Party, algo bastante típico de la juventud londinense. Así que para hoy, ya tenemos plan.

Al salir de inglés volví a casa y me encontré con Allegra y Martina. Estuvimos hablando un buen rato y al final decidimos ir a tomar algo por Embankment (al lado del río). Cenamos en un Wagamama, una cadena de “restaurantes” de comida oriental. ¡Mmmmm…. qué ricos estaban los noodles! Al salir del local hacía bastante viento y llovía, así que decidimos volver a casa.

Al llegar nos sentamos todas en la cocina, para seguir riendo (en el metro no paramos de reír porqué vimos un montón de personajes curiosos dignos de admirar) y charlando. La situación era la siguiente: Micaela sentada en la ventana, Martina, Marta y Allegra sentadas en la mesa, esta última mirando la ventana. De repente, Allegra empezó a chillar señalando la ventana, yo también empecé a chillar, después Marta y así todas hasta que nos dimos cuenta de que chillábamos sin saber porqué. Justo en ese momento entró Chicho (Ciccio en italiano) partiéndose de risa. Resulta que el tío se había puesto en la ventana haciendo el tonto con el paraguas para asustarnos y Allegra lo vio, pero con el reflejo no se veía muy bien qué o quién era. De modo que con la tontería, debimos despertar todos los de la casa.

Después se fueron todas a dormir y Martina y yo nos quedamos charlando. Empezó a contarme que un día un hombre entró por la ventana de la cocina y robó unas cervezas, pero que aún así el barrio es muy tranquilo. También me dijo que a parte de ardillas por la calle (yo ya he visto un par de ellas removiendo las basuras de las casas) ha visto un zorro pequeño, como una guilla. Dice que es muy bonito, que sale de noche y camina como un animal muy presumido.

Estuvo bien salir con las chicas de la casa, así tuvimos oportunidad de conocernos un poco más. Por el poco tiempo que llevo aquí he visto que son chicas muy alegres, simpáticas y amables. Además, las tres son muy diferentes entre ellas (tanto físicamente como de carácter) y eso las hace aún más especiales. Allegra es morena con el pelo muy liso y de media melena; Martina es rubia, con el pelo muy largo y algo ondulado, y Micaela es super rizada, pelirroja y lleva el pelo muy corto (que por cierto, ayer se lo cortó pero como no le gustaba demasiado Martina se lo arregló y se lo cortó aún más).

El tiempo en Londres ha cambiado algo. Ahora sí que es el Londres que me habían descrito: lluvia y cielo gris. !Pero ojo! hace mucha calor aún durante el día, se puede salir a la calle perfectamente sin chaqueta.

Pues bien, esperemos que la House Party de hoy esté tan bien como la cena de ayer.

Un beso de sábado a todos.

I’m still looking for a job

Publicado: noviembre 4, 2010 en Uncategorized

No tengo trabajo. He ido a la entrevista por la mañana y el jefe, muy simpático y amable, me ha dicho que como no tenía experiencia de camarera/barwoman/etc. no podía darme el trabajo. El señor quería alguien para Christmas time y, claro, si me tenía que enseñar cómo funcionaba todo llegaría la época de Navidad y aún no lo abría aprendido (¿cuántos secretos tendrá un bar? me pregunto yo). Por lo cual me ha dicho que no podía darme el trabajo. Os preguntareis entonces (o deberíais de hacerlo) porqué me ha hecho ir allí si en mi CV ya ponía que no tenía prácticamente experiencia en hostelería. Pues bien, aquí va la gran cuestión: resulta que el señor tiene una hija de 15 años que estudia en Cambridge algo de literatura. La chica está también estudiando francés y castellano, por lo que me ha dicho que yo, siendo periodista, podría enseñarle castellano a su hija Monika. Pero ¡atención! seria todo de manera gratuita, pues yo le enseñaría a ella castellano y ella inglés a mí. En un primer momento me he cagado en el señor, pero después he pensado que tampoco es tan mala idea eso de las parejas lingüísticas. De momento no tengo trabajo y una hora de conversación in english no me vendría nada mal. Le he dicho que ok, que hablara con su hija y que ya me diría alguna cosa.

Así que ya veis, no tengo trabajo aún.

Por la tarde hemos ido con marta, después de inglés, a ver como encendían las luces de Navidad en Oxford Street y ha sido penoso. En teoría la hora establecida era las 18:00, pero hemos llegado 10 minutos antes y aquello parecía un día normal y corriente. Las calles no estaban cortadas, no había música, ni un reloj gigante con la cuenta atrás para el “gran” momento… nada. Absolutamente nada. Y todo era tan normal, que las luces (que por cierto no tienen nada que envidiar a las de Barcelona) se han encendido sin más antes de la hora prevista. De hecho, íbamos andando y casi ni nos hemos dado cuenta. Vamos, ni punto de comparación con la encendida de luces de navidad del año pasado:  http://navidad.es/2228/londres-inaugura-la-navidad-con-la-magia-de-disney-y-la-voz-de-andre-bocelli/

Se ve que este año han recortado presupuesto y con ello el glamour de este día se ha ido a pique. Aún así, tenemos una segunda oportunidad el martes de la semana que viene en Regent’s Street y, por la información, parece que va a ser algo muchísimo mejor: http://www.viewlondon.co.uk/whatson/regent-street-christmas-lights-feature-397.html

Hoy por la mañana también hemos ido a pagar el alquiler y nos han rebajado 5 pounds a cada una por qué el agujero de la ducha sigue ahí, perdiendo agua y madera, y Aneta nos había prometido que nos lo iban a arreglar en 3 días (llevamos esperando muchísimo más). Nos ha hecho la rebaja y nos ha dicho que esta semana o principios de la otra lo iban a arreglar. Marta y yo hemos decidido invertir los 5 pounds en otra cosa y andando por Oxford Street algo decepcionadas por lo de las luces de navidad, hemos comprado unos gofres de chocolate. Les hubiese tirado unas fotos para daros envidia, pero se me ha acabado la batería de la cámara. Qué suerte habéis tenido.

Pues a mi pesar mañana tengo que seguir con lo mío. Pronto todos los establecimientos de Londres tendrán mi CV.

XXX

Don’t give up, baby

Publicado: noviembre 4, 2010 en Uncategorized

Bueno, como ya os conté una vez, esto de vivir en Londres está siendo para mí como una montaña rusa. Una de cal y otra de arena. Ayer tuve un mal día, pero hoy ha sido algo mejor. Por la mañana hemos ido al supermercado con Marta y después de que ella se fuese a trabajar, he empezado a repartir CV. He cogido el bus 94 hacia Notting Hill y allí he conseguido dejar bastantes currículos. Por la tarde, como ya viene siendo habitual desde el lunes, he ido a clases de inglés. Mi profesora se llama Claire y es de Chicago. La verdad es que sus clases son bastante amenas y divertidas, por lo que las 3 horas se pasan muy rápido. Espero aprender pronto porqué no sabéis las ganas que tengo de hablar algo mejor mi inglés.

Pues bien, justo antes de ir a inglés, me he encontrado una llamada perdida y un mensaje de voz. En él me decían que llamase a ese número. Pues eso he hecho y… ¡bravo! Mañana por la mañana tengo una entrevista en un bar cerca de mi casa, crucemos los dedos haber si esta vez hay algo más de suerte que las anteriores.

Volvamos a la tarde. A las 6 he salido de inglés y como buena mediterránea que soy he pensado que era algo pronto para encerrarme en casa, así que he llamado a Martina, mi flatmate, para ir a tomar una cerveza. Hemos ido a un bar muy bonito (también cerca de donde vivo) y nos hemos sentado en la terraza, en un tercer piso. Las vistas no eran extremadamente fabulosas, pero el ambiente era bastante guai. Hemos hablado tanto (he de decir a mi favor que en inglés casi todo el rato) que no hemos controlado el tiempo. Nos han tocado las 9, cuando hemos decidido ir a casa a cenar. La verdad es que ha estado muy bien. Necesitaba un tiempo de tranquilidad y de buenas conversaciones acerca de la vida, el futuro, la amistad y el mundo. A demás, Martina no para de repetirme todo el tiempo: don’t give up, baby (no te rindas, chica) y eso, no sé porqué, parece que funciona.

El día de hoy me ha gustado, me han venido ganas de volver a intentarlo, de darle una segunda (o tercera o cuarta, ya no sé) oportunidad a esta ciudad. Estos días no han sido muy buenos, por lo que espero que la energía vuelva poco a poco a mí.

Pues nada, os dejo con algunas fotos de Ravenscourt, un bonito parque cerca de mi casa.

Besos con retraso.

A veces la muerte llama a la puerta sin aviso previo. Sin señales y sin pistas. A menudo sin mucho sentido… Las desgracias nunca se suelen llevar bien, pero estando a quilómetros de distancia de los tuyos se lleva bastante raro. Estoy aquí, en Londres, y no sé muy bien cómo está yendo todo por Guímara ni cómo están realmente las cosas. No sé vive de la misma manera ni se siente uno cerca de nada ni nadie.

Cantan Vetusta Morla que ser valiente no es sólo cuestión de suerte, y tienen muchísima razón. Ser valiente implica hacer el corazón fuerte, controlar los sentimientos y saber estar tranquilo. Ser valiente implica luchar contigo mismo, con tu cabeza y con tus recuerdos. Ser valiente es también un estado, un “modus operandi” y un estilo de vida. Valiente es aquél que soporta lo que le viene encima, o por lo menos lo tolera, se adapta a ello y lo acepta. Ser valiente es tener valor, ganas y actitud para enfrentarse a cualquier cosa. Existen valientes aquí, en Honduras, en Vietnam, en China y en millones de lugares más.

A mí me ha tocado ser valiente en Londres. Parece que desde que he llegado aquí no he tenido más que disgustos, pero voy a respirar hondo y a pensar que todo va a mejorar. Para ser valiente hay que querer serlo, desearlo con todas tus fuerzas… no es sólo cuestión de suerte.

Voy a ser valiente, por mí y por todos los que creyeron en mi nueva aventura.